Opinión • Mujer emprendedora • 12/03/2017

 

Este 8 de marzo se recordó el Día Internacional de la Mujer, y las manifestaciones, en más de 50 países, han sido por la igualdad, contra la violencia de género y el feminicidio, por el derecho a decidir libremente la maternidad, contra la brecha salarial y para frenar la discriminación. Y es que todas estas movilizaciones tienen amplia justificación si tomamos en cuenta, según datos del Foro Económico Mundial, que cada diez minutos una mujer es asesinada a manos de su pareja; una de cada tres ha sufrido una agresión sexual; en el trabajo cobran menos que los varones por un trabajo de igual valor; tienen baja representación en disciplinas científicas y tecnológicas; y un tercio de los investigadores del mundo son mujeres.

Los organismos internacionales hicieron un llamado para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. La Unesco indica que “la igualdad reside en la eliminación de prejuicios en los medios de comunicación y en las representaciones colectivas, poniendo de relieve a mujeres científicas, artistas y políticas que contribuyen al progreso de la humanidad en todos los ámbitos”. Por su parte, la ONU fijó una agenda a largo plazo en el mundo laboral, hacia un planeta 50-50 en 2030. En marzo, en la sede de las Naciones Unidas, se deliberará sobre “el empoderamiento económico de las mujeres en el cambiante mundo del trabajo”, tomando en cuenta que el mundo laboral está cambiando a un ritmo rápido, impulsado por la innovación, la globalización y una mayor movilidad de las personas.

En Bolivia, según un informe del CEDLA, “la población femenina urbana no solo continúa trabajando en mayor número en el sector informal, donde los empleos generalmente son precarios, en actividades improductivas y en puestos de trabajo de menor calificación laboral, sino que viene afrontando un mayor deterioro de sus condiciones de inserción laboral, que se traducen en segregación, discriminación y alto desempleo”.

Ante esta coyuntura internacional y nacional, el emprendimiento se plantea como una alternativa importante para que las mujeres logren mejores condiciones de vida y económicas, en busca de la igualdad de género y el empoderamiento. El reporte del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) de Bolivia, al 2014, establece una tasa de actividad emprendedora elevada en las mujeres, equivalente al 25 por ciento , situándose entre los más altos índices a nivel mundial; aunque, según el CEDLA, estos emprendimientos no generan empleos de calidad. Pero estos crean cientos de miles de autoempleos para las mujeres bolivianas, y han sido la base de crecimiento para el desarrollo de las microfinanzas. En efecto, se puede constatar a nivel nacional la notoria y creciente participación femenina, que equivale a un 45 por ciento de la cartera crediticia de todas las instituciones de microfinanzas.

Sin embargo, queda mucho por hacer. Es necesario que los actores del ecosistema vean como una gran oportunidad el apoyo a las mujeres, para que todo ese caudal y potencial emprendedor se pueda direccionar hacia el emprendimiento por oportunidad, en el que las mujeres asuman un rol más decisivo desde la fase de creatividad e investigación científica, la validación de la iniciativa, el modelaje del negocio y, finalmente, la puesta en marcha de empresas de base tecnológica, generando así nuevas fuentes empleo y riqueza para el país. En ese sentido, es destacable la labor de apoyo al emprendimiento femenino que realizan instituciones del ecosistema como la Fundación Maya, a través del Innova Bolivia, Fautapo, Fundación Trabajo y Empresa, Fundación Novus-Hub 7, Bolivia Emprende y otras.

Para ver la página de origen haga clic aquí.

Categorías: 

 

Síguenos en

    

 

Suscripciones

Para recibir nuestros Boletines Electrónicos con noticias, documentos y más haga clic en el ícono.

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.