Create: Mié, 15/11/2017 - 20:17
Author: webmaster

La Asociación de enfermos con cáncer, familiares y voluntarios, lanzó este miércoles su campaña anual Telecáncer 2017, que se realizará el sábado 9 de diciembre,con el objetivo de recaudar fondos económicos para la instalación de una farmacia oncológica.

Rosario Calle, presidenta de la Asociación, informó que en esta segunda versión del Telecáncer, se tiene como objetivo obtener una farmacia oncológica que permita a los pacientes con cáncer acceder a medicamentos para quimioterapia y otros tratamientos imprescindibles para su recuperación.

“Nuestro objetivo es poder lograr una farmacia oncológica que permita a los pacientes con cáncer acceder a medicamentos para quimioterapia o paliativos de alto costo, por lo que muchas veces los pacientes y familias abandonan sus tratamientos. Se tiene el objetivo aumentar la cifra a la que se llegó el año 2015, oportunidad en que recaudamos 700 mil bolivianos; ahora queremos llegar a un millón de corazones, parar lograr un millón de bolivianos”, dijo.

Calle resaltó que la Asociación de enfermos con cáncer quiere que la población tenga la seguridad que los fondos recaudados en el Telecáncer 2017 serán tratados de manera transparente, asegurándose que lo recaudado sea destinado a la compra de medicamentos oncológicos, por lo que se ha pedido a la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz, actuar como veedor de este proceso, desde el inicio hasta el final.

El Telecáncer 2017 se realizará el 9 de diciembre de 2017 en el Coliseo Cerrado Julio Borelli Viterito, desde las 11 de la mañana, hasta las 23.00 horas. Los aportes a esta campaña también pueden realizarse a la cuenta 40-0-0968643-8 del Banco FIE.

SECUELAS IRREVERSIBLES DEL CÁNCER

Nancy Pereyra, que tuvo que afrontar por dos oportunidades la severidad del cáncer, dijo que padecer cualquier tipo de cáncer es algo dramático que marca lo cotidiano dejando secuelas que en lo futuro, no tienen cura.

“Es muy difícil, muy amargo, deja secuelas que no se curan, secuelas irreversibles. En mi experiencia la radioterapia, ahora que estoy ganando la quimioterapia, por cáncer de cuello uterino, es escoliosis en la columna y artrosis en la cadera. En el mes de septiembre estuve internada durante dos semanas para los exámenes complementarios de los huesos en el Instituto de medicina nuclear, porque me duele la columna y no puedo caminar, me pidieron una faja ortopédica que debo mandarme hacer desde el año pasado, pero por falta de recursos no lo hice hacer hasta hoy. No puedo caminar más de diez minutos, ni permanecer mucho tiempo de pie porque me duele la planta de los pies, es como si estuviese caminando sobre fuego. Las secuelas que deja el cáncer son diferentes para cada paciente, son innumerables”, afirmó.

Nancy reclamó la presencia efectiva de las autoridades del país para atender este mal que aqueja a miles de personas, aseverando que actualmente son otras las prioridades de los gobernantes, las mismas que no llegan a asomarse a lo que debería entenderse por Vivir Bien.

“¿Dónde está el gobierno que dice Vivir Bien? Vivir bien es tener salud. Con buena salud se puede salir a la calle a vender un vaso de refresco para que le caiga aunque sea 10 pesos diarios para tener para nuestra alimentación y nuestros gastos personales. El gasto es diario, tenemos que estar en controles de por vida, haciéndonos análisis, exámenes.

Un laboratorio muy caro que debemos hacernos es la tomografía con contraste, abdomen y pelvis con contraste para lo que necesitamos optiray, y ese medicamento es sumamente caro y otros medicamentos que no se pueden conseguir fácilmente en cualquier farmacia”, señaló Nancy, que cotidianamente asiste al Pabellón oncológico del hospital de Clínicas.

Pese a las adversidades que le toca sortear a Nancy, ella sonríe aseverando que la peor compañía para que puede un enfermo de cáncer es la tristeza, por lo que recomienda que estos deben buscar distracciones acompañada de música que pueda alegrarlos y despejar sus preocupaciones cotidianas.

En este cuadro se reflejan los problemas y carencias de personas con cáncer

EL CÁNCER EN BOLIVIA

El cáncer, en sus diferentes tipos, es una de las causas principales de morbimortalidad de la población boliviana que junto a otras enfermedades crónicas “no transmisibles” son responsables del 60% de las causas de enfermedad y muerte en Bolivia.

Su tratamiento es complejo, largo y costoso y, desnuda las grandes limitaciones del sistema nacional de salud para la atención adecuada de esta enfermedad grave en cuanto a recursos públicos, infraestructura, tecnología, personal médico especializado y equipo médico.

Es un mal que, además de socavar gravemente la salud de las personas afectadas y causar alta mortalidad, generó la ruina económica de varias familias que sacrificaron su patrimonio con el propósito de solventar los gastos derivados del tratamiento médico de sus parientes y la compra de medicamentos costosos. El impacto en personas en situación de pobreza es aún mayor ya que condena a éstas a la miseria y al desamparo extremo.

A principios de este año, el Ministerio de Salud hizo conocer públicamente que tiene previsto el Plan Nacional de Prevención y Control del Cáncer, del que hasta la fecha no se tiene mayor información.

Según Rodolfo Rocabado, Jefe Nacional de Epidemiología del Ministerio de salud, en el período 2011 y 2016 se habrían registrado un total de 93.282 casos de cáncer en el país lo que significa un promedio anual de 18.656 personas afectadas con diferentes tipos y grados de incidencia de esta enfermedad. Del total de casos, el 65,4% correspondió a mujeres afectadas principalmente por cáncer en el cuello uterino, mama y en la vesícula biliar.

El porcentaje restante toca a los hombres que son más víctimas del cáncer de próstata, piel, estómago y de pulmón. En general, la incidencia del cáncer es de 351,53 casos por cada 100.000 mujeres y de 185,80 en la población de hombres.