CRIMINALIZACIÓN PUNITIVA Y PRÁCTICA MÉDICA

 

Muro de facebook del Dr. Javier Torres Goitia, 18 de diciembre de 2017

Dr. Javier Torres Goitia

El hecho de incluir entre lo delitos sancionados por el nuevo Código Penal la mala praxis médica constituye como bien argumenta el Colegio Médico una criminalización arbitraria y abusiva. Más aún si no existe en el país una ley de salud ni un Código de Ética Profesional que regule el funcionamiento de los servicios médicos. 

La criminalización de la mala praxis médica, innegablemente arbitraria y abusiva, no es un hecho aislado. El conflicto del Gobierno con el cuerpo médico empezó con la llegada de médicos cubanos al país. El Colegio Médico en función de su obligación institucional hizo notar que los médicos recién llegados debían cumplir con la norma que exige a cualquier profesional extranjero o boliviano que se graduó fuera del país, legalizar su título. Algo elemental, vigente en todos los países y que en el nuestro se ha cumplido desde muchos años atrás. Sin embargo las autoridades oficiales interpretaron el hecho como un sabotaje inadmisible. 

Esta primera diferencia con el Colegio Médico que pudo haberse superado fácilmente provocó una serie de sanciones punitivas que se mantienen hasta ahora y por las cuales esta institución colegiada fue privada de ejercer varias funciones relacionadas con su deber de defender la salud de la población y promover el buen desempeño profesional de sus agremiados.
Algo más tarde un Ministro con muchas sombras sobre su condición de profesional inició un ataque contra los funcionarios médicos, por “el privilegio” decía, de trabajar solamente 6 hrs. diarias en lugar de las 8 hrs. que cumple cualquier otro trabajador. En su condición de ajeno al cuerpo médico, pues nunca había trabajado como tal, ignoraba que desde las gestiones realizadas por la Confederación Médica Sindical de Bolivia en su lucha contra las dictaduras militares, frente a la escases de empleo en las instituciones del Estado y para evitar que los allegados al régimen acaparen cargos se estableció: 1) Que todos los médicos sean remunerados en función de las horas trabajadas por día hábil. El sueldo fue calculado por hora mes, 2) Ningún médico podía trabajar en más de dos instituciones y no más de 6 hrs. diarias, como tiempo completo y 3 hrs. como medio tiempo. El propósito era abrir espacio para que los médicos jóvenes pudieran concursar y acceder a cargos que les eran indispensables. Esta medida limitativa, buscaba frenar la acumulación de cargos. El Ministro la interpretó al revés y quiso obligar a los médicos a trabajar 8 hrs. diarias con el sueldo de 6. El conflicto fue en ascenso y todavía sirve para acusar al médico funcionario de estar beneficiándose de un privilegio inmerecido.

Otra experiencia que tiene mayor relación con el conflicto actual y la forma como maneja la justicia las denuncias de mala praxis médica es lo que pasó hace más de tres años con el llamado “Caso del bebé Alexander”. Recuerdo lo ocurrido porque lo comenté en mi columna de @página siete. Un lactante de pocos meses de edad, internado en una institución estatal de acogida de niños abandonados, severamente desnutrido, fue trasladado de urgencia al Hospital de Niños de La Paz, prácticamente moribundo. Los pediatras del hospital con abnegado trabajo lograron reanimarlo, le hicieron bronco aspiración para retirar líquido que lo ahogaba y por terapia intensiva lograron que el corazón volviera a latir. Después de horas de trabajo y recuperado el niño, no tenían donde internarlo porque el Hospital estaba colapsado y carecía de medios de diagnóstico y tratamiento para continuar con la atención que precisaba. Después de afanosa búsqueda encontraron otro hospital a donde trasladaron al niño en una ambulancia con carpa de oxígeno y venoclisis en curso para no interrumpir su tratamiento. Fue acompañado. Además, por un médico y una enfermera. El bebé llego vivo al hospital donde continuaron su tratamiento pero sus malas condiciones impidieron su recuperación y falleció. 

Enterados los fiscales de la muerte del menor supusieron mala práctica profesional e iniciaron una investigación a su modo. Lo primero que descubrieron fue que el Hospital de Niños, incumplió su deber, no recibió al niño quien tuvo que ser trasladado a otro hospital donde falleció POR MALA PRÁCTICA. Pero el problema fue mayor, descubrieron que el bebé antes de fallecer sangraba por el recto e inmediatamente anunciaron con difusión masiva de la información, que el bebé Alexander sufrió una violación. El escándalo fue de los más grandes: Los fiscales acusaban al Hospital del Niño de haber negado atención a un bebé gravemente enfermo, y además que este bebé sufrió una violación o en el Hospital o en la ambulancia que lo traslado a otro nosocomio. La fiscal del caso expresó, según la noticia de prensa de ese día: “No se descarta que haya sido con un aparato rígido o con el miembro”.

Preferimos no recordar más detalles de las sórdidas deducciones de jueces y fiscales pero sí resaltar que médicos y enfermeras que atendieron al bebé estuvieron recluidos, privados de libertad por mucho tiempo con la famosa detención preventiva.

Escandalizado por los hechos quise averiguar detalles pero notoriamente el personal estaba amedrentado y prefería no comentar nada al respecto. Había indignación general pero el miedo a la violencia punitiva era mayor. Cuando pude conversar con otros pediatras se esclareció que la causa básica de la patología del bebé estaba en la severa desnutrición y una septicemia. Uno de los síntomas de la septicemia es el sangrado por cualquier orificio natural del organismo, puede ser por la boca, la nariz, las conjuntivas o el ano como en el caso del Bebé Alexander. Las autoridades judiciales en ningún momento sintieron la necesidad de preguntar a un pediatra, ni antes ni después de lanzar su temeraria acusación que mantuvo por largo tiempo encarcelados a sacrificados profesionales de salud.

El nuevo Código abre al camino para repetir nuevos casos del Bebé Alexander, y mantener la detención preventiva como una espada de Damocles, no solo contra los médicos sino contra todo aquel que no se adhiera al régimen.

https://www.facebook.com/javier.torresgoitiat/posts/1520242398070976

 

Dirección

Calle 11 de Achumani #100, entre Avenida Garcia Lanza y Avenida Alexander
Zona Sur
Casilla 8630
La Paz - Bolivia

www.cedla.org

 

Teléfonos

Llámenos al (591-2) 2799848, (591-2) 2794740
Escríbanos a info@cedla.org

 

Síguenos en

    

 

Suscripciones

Para recibir nuestros Boletines Electrónicos con noticias, documentos y más haga clic en el ícono.

 

Sitios de interés

Zircon - This is a contributing Drupal Theme
Design by WeebPal.